Home / Educación / Selecciones Osorio Sandoval

Selecciones Osorio Sandoval

Por: Julio Antonio Morales Sosa / Docente / Entrenador

Mi experiencia a cargo de las selecciones de futsal del Colegio Osorio Sandoval, he aprendido mucho  de ellos como ellos  de mí cada vez más.

Mas contacto, motivación y conciencia en los entrenos y en algunos casos en sus propias vidas, nos apoyó y ayudo de gran manera sobre el camino de cada torneo.

En la actualidad, hay muchas técnicas que se han popularizado enormemente en distintos campos y disciplinas, también como en el futsal. Un deporte de mucha exigencia física y mental, al igual de tiempo y actitud positiva para poderlo aprender, jugar y aplicar.

En mi pensar depende mucho de la interacción de alumno-entrenador para formar ese vínculo que nos permita el crecimiento en dicho deporte.

Durante el ciclo tuvimos en cada rama y categoría 5 torneos de exigencia máxima, como por ejemplo: Copa Infantes, Torneo Escolar de DIGEF, Copa América Latina, Torneo Juventud de Don Bosco y Copa Osorio Sandoval; obtuvimos 3 campeonatos con ambas ramas, 2 subcampeonatos con masculina y un tercer lugar con femenina.

Pero la mayor victoria que se obtuvo en lo personal fue haber Ganado el Campeonato de Copa Aula2.0 con la Selección Femenina.

¿Qué trucos utilice para crear ese vínculo y logras esas victorias?

Mi meta con este artículo no es que los alumnos terminen encantados con el deporte. Nada más lejos a eso. A los que me refiero con la palabra vinculo, es conseguir conectar con los alumnos, que se alegren, esperando con ilusión la clase, el entreno, el partido para poder sacar esa energía y disfrutarlo al máximo, claramente portando los colores del colegio, con honor y respeto.

  1. Entrar sonriendo: Los llamaba al centro de la cancha y sin decir más, los saludaba con una enorme sonrisa, mucho devolvían esa misma sonrisa y preguntaban el porqué de la misma. En muchos casos en los entrenos después de una derrota, igualmente los recibía con esa sonrisa y les daba las indicaciones veíamos los errores y analizábamos para que no nos pasara nuevamente, cuando habíamos tenido la victoria, con más razón todos nos encontrábamos con enormes sonrisas.
  2. Contar anécdotas: En varios casos y afianzándome de mi experiencia en algunos equipos, les comentaba sobre mis vivencias y como se aplicaban a muchos, por ejemplo cuando perdimos la final en Infantes, nos dolió mucho y los porteros se desanimaron, me toco darles una clase motivacional aparte del grupo, gracias a Dios nos sirvió de gran manera y nos ayudó para clasificar en otro torneo a la final.
  3. Hacer algo inusual: Durante el ciclo, se les motivo con premios a los alumnos con mejores notas, con un par de vendas o una refacción. Me sirvió mucho al punto que la capitana se volvió la abanderada y presidenta de temario de tercero Galileo.
  4. Intercambiar papeles: En algunos entrenos coloque a los capitanes a dar las indicaciones, desde el calentamiento hasta la parte inicial, esto me sirvió de mucho para que ellos y ellas agarraran mayor conciencia.
  5. Convertir a un jugador en protagonista: De esta manera, tanto a los capitanes como a los destacados de cada partido, se les felicito en el entreno pos-partido, eso nos ayudó anímicamente ya que más de una vez todos fueron protagonistas, apoyándonos y luchando por el objetivo de ganar.

Crear expectativas: Previo a cada partido, creando en ellos esa ideología de poder ganar y de lograr un campeonato, entre ellos mismos, se exigían y motivaban para lograrlo, esto en lo personal es muy rectifican te, ya que me enseño que el trabajo va por buen camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *