La importancia de la comunicación en el hogar

La importancia de la comunicación en el hogar

POR: Heidy Cifuentes

¿Qué es la comunicación? Esta se entiende como la forma en que los seres humanos transmiten un mensaje a través de sus elementos fundamentales; emisor y receptor. Esta actividad nos permite brindar información, expresar nuestros sentimientos, iniciar o finalizar una conversación, persuadir  a quienes nos escuchan o simplemente plasmar en forma creativa y emotiva nuestros más profundos anhelos y emociones.

Siendo la familia el núcleo fundamental de la sociedad debido a que en ella se consolidan los valores morales y normas de cortesía, que permiten el buen trato y modos de convivencia que repercuten en nuestra vida, se debe tener  presente  en todo momento el diálogo , este permite expresar opiniones, puntos de vista, ser tolerante y saber escuchar a otros.

Muchos jóvenes tienen dificultad para expresarse en forma asertiva con los demás, tienen problemas de timidez o inseguridad al hablar, si les permitimos comunicarse se abrirá la posibilidad de un intercambio de ideas y puntos de vista que aclaran el por qué de las diferencias  o inconveniente en su conducta o forma de responder al momento de encontrarse en un problema.

El clima de confianza en el hogar es esencial, los padres deben cultivar el diálogo del mismo modo en que acompañaron a sus hijos en sus primeras palabras, sus primeros pasos, su primer día de escuela, acercarse a conversar con ellos no es una alternativa. Demostrarles que son importantes y capaces de realizar lo que se propongan, inyectarles seguridad y confianza, darles frases de aliento, animarlos a trazarse metas, todo aquello que los padres sueñan que alcancen sus hijos no debe quedarse solo en sus pensamientos, deben compartir todo aquello que sienten, involucrarlos en el crecimiento familiar, asignándoles pequeñas pero importantes tareas caceras que le harán un bien en su aspecto social.

Comunicarse es vital, sentir que la propia opinión importa  y  logra cambios en otros, permitamos que  en nuestro hogar  exista el diálogo, compartamos una lectura bíblica o reflexiva  para dar  pie a la conversación y aprovechemos a compartir nuestro punto de vista para el crecimiento espiritual de los jóvenes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *